El Halcón peregrino es una de las rapaces más conocidas desde la antigüedad, sobre todo por su empleo en cetrería, es el halcón peregrino, un ave de aspecto compacto y musculoso en cuya anatomía todo está al servicio de la velocidad, mide de 34 a 58 centímetros de altura, con una envergadura que está entre el rango de los 74 y 120 centímetros, con la bigotera, nuca y la cuña negra le da la apariencia de tener un casco, sus largas y puntiagudas alas son grises en los lados superior y trasero. Su peso está entre 500 y 1500 gramos

Consumado predador de aves pequeñas y medianas y poco exigente a la hora de instalarse llegando a nidificar en las grandes ciudades, no obstante, ha visto cómo sus poblaciones se reducían peligrosamente en muchos lugares a consecuencia de la escasez de presas y de la intoxicación con plaguicidas y otros venenos agrícolas

A mediados del siglo pasado el halcón peregrino vio seriamente amenazada pues estuvo a punto de llegar a la extinción por causa, principalmente, del uso de pesticidas como el DDT que dañaron su hábitat y a las mismas aves.

Siete parejas de halcones peregrinos están criando ahora mismo en la ciudad de Madrid. Las rapaces, de origen silvestre, han llegado de forma natural en los últimos años y se han instalado a vivir en el casco urbano, su dieta consiste básicamente en aves. “Capturan palomas, estorninos, vencejos o las cotorras exóticas que proliferan por los parques y jardines de la ciudad

Esta rapaz es conocida como una de las aves más rápidas del mundo, ya que puede llegar a alcanzar en vuelo en picado más de 300 km/h, esta increíble velocidad la alcanza cuando desde gran altura localiza una posible presa y se lanza a por ella, plegando sus alas puntiagudas al cuerpo, la presa es golpeada y capturada en el aire; el halcón peregrino golpea a su presa con las garras aturdiéndola o matándola, y luego vuelve para cogerla en el aire, para mas tarde ya en el suelo comer protegiendo la captura con sus alas.

Entradas relacionadas